¿Cuántos tipos de inseminación artificial existen? ¿Cuál conviene?

Portada de artículo Tipos de inseminación artificial con animación de mujer embarazada y óvulo siendo fertilizado

Los tipos de inseminación artificial son seis: intravaginal, intracervical, intrauterina, tuboperitoneal intrauterina, intratubárica e intrafolicular. Esta clasificación responde al lugar donde se colocan los espermatozoides en el sistema reproductor femenino.

Por otro lado, también se reconoce una segunda clasificación según el origen del semen utilizado para la fecundación del óvulo: inseminación homóloga y heteróloga.

El tipo de inseminación apropiado depende de la causa que está impidiendo que tu pareja y tú logren concebir. Acude a una clínica de fertilidad para que un biólogo de la reproducción te ayude a encontrar el método más indicado.

Tipos de inseminación artificial según el origen del semen

La inseminación artificial es una técnica de reproducción asistida que tiene como objetivo facilitar que el óvulo sea fecundado por un espermatozoide. De acuerdo a la procedencia del semen utilizado en el proceso, existen dos tipos fundamentales de inseminación:

Infografía con los tipos de inseminación artificial según el origen del semen

Inseminación artificial homóloga

La inseminación artificial homóloga es cuando se utiliza el semen del esposo o de la pareja estable de la mujer. Consiste en un proceso sencillo que se prefiere en caso de impotencia masculina, vaginismo, alteraciones del cuello uterino y en algunas enfermedades del metabolismo.

También es el tipo de inseminación adecuado para aquellas parejas jóvenes que no han logrado el embarazo y llevan un año intentándolo. De igual modo, resulta el procedimiento indicado cuando el hombre tiene diagnóstico de infertilidad leve.

Inseminación artificial heteróloga

En la inseminación heteróloga, el semen se obtiene de una tercera persona, que es ajena a la pareja que desea concebir. Esta modalidad es la indicada cuando hay infertilidad masculina, incompatibilidad del factor Rh o riesgo de enfermedades genéticas.

Además, es el tipo de inseminación más útil y sencillo de realizar cuando una mujer no cuenta con pareja masculina. Asimismo, el uso de esperma de donante es el tratamiento más efectivo cuando el hombre presenta infertilidad severa.

Tipos de inseminación artificial según la colocación del semen

Esta segunda clasificación de los tipos de inseminación artificial se basa en la zona del cuerpo de la mujer donde se coloca el semen:

Inseminación artificial intrauterina

Por otro lado, la inseminación artificial intrauterina (IIU) es la técnica preferida para el tratamiento de la infertilidad. En esta modalidad, el especialista introduce el esperma lavado y concentrado en la cavidad uterina mediante un catéter especial para ello.

El procedimiento se realiza en las fechas próximas a la ovulación, buscando que las condiciones del cuerpo femenino sean óptimas para que los espermatozoides encuentren el óvulo y lo fecunden con facilidad.

Infografía con los tipos de inseminación artificial según la colocación del semen

Inseminación artificial intravaginal

Con esta modalidad de tratamiento, el esperma se deposita en el fondo de la vagina, muy similar a lo que ocurre durante una relación sexual normal. Este tipo de inseminación es el recomendado cuando el varón no logra eyacular dentro del cuerpo femenino.

En otras palabras, es la técnica ideal cuando existen dificultades como la disfunción sexual eréctil y la eyaculación retrógrada, que impiden que el hombre eyacule con normalidad. También, es una buena alternativa cuando se desea hacer una inseminación artificial homóloga.

Inseminación artificial intracervical

En la inseminación intracervical, se inyecta el semen con una jeringa sin aguja en el cuello del útero. Constituye uno de los procedimientos más fáciles de realizar en humanos y resulta muy similar a lo que ocurre durante el coito.

Gracias a esta terapia se incrementan las posibilidades de embarazo, aunque su tasa de efectividad es inferior a la de la inseminación intrauterina. Por eso, esta última continúa siendo el tipo más empleado en clínicas de fertilidad de todo el mundo.

Inseminación tuboperitoneal intrauterina

Este tipo de inseminación es muy parecido a la intrauterina, la diferencia en este caso, es que en la inseminación tuboperitoneal el especialista inyecta el semen en las trompas de Falopio. Es la técnica sugerida cuando el hombre sufre infertilidad leve y para las mujeres con endometriosis.

Es una modalidad de tratamiento que no se utiliza con mucha frecuencia, dado que los estudios han demostrado que la inseminación intrauterina y la fertilización in vitro son los procedimientos más útiles para lograr el embarazo.

Inseminación artificial intratubárica

Consiste en introducir un catéter por la vagina hasta llegar a las trompas de Falopio y depositar el semen en su interior.

Esta variante de intervención aumenta el riesgo de que el cigoto se implante en las trompas de Falopio y ocurra un embarazo ectópico. Por ello, su empleo como tratamiento de fertilidad se ha reducido en años recientes.

Inseminación artificial intrafolicular

Este tipo de inseminación artificial actualmente está en desuso porque implica mayores posibilidades de complicaciones durante el procedimiento. Consiste en depositar el esperma dentro del folículo ovárico, específicamente rodeando a los óvulos.

Gracias a los estudios científicos, esta forma de tratar la infertilidad fue sustituida por terapias más seguras y con mejores tasas de efectividad.

¿Cuándo es conveniente emplear un tipo específico de inseminación artificial?

El tipo de inseminación artificial a utilizar depende mucho de las causas de infertilidad que tenga la pareja. Por ejemplo, si el problema para concebir es la disfunción sexual eréctil, se puede emplear el propio semen del hombre afectado e introducirlo en la vagina.

Por otro lado, si la mujer no queda embarazada por alteraciones en el cuello del útero, la inseminación intrauterina es una excelente opción. De este modo se colocan los espermatozoides directamente en el útero sin tener que pasar por el cuello dañado.

Para decidir si usar un tipo de fecundación u otro, es necesario realizar estudios específicos que permitan diagnosticar el problema que impide la concepción.

La inseminación artificial puede ser lo que necesitas

Si tu pareja y tú llevan tiempo intentando el embarazo y aún no lo logran, es momento de buscar ayuda especializada.

En FertilT podemos diagnosticar el trastorno de fertilidad que presentas y sugerirte el tipo de inseminación artificial ideal para ti.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…


Búscanos en:

Especialidades Médicas

  • Fertilidad
  • Ginecología
  • Obstetricia
  • Genética

FertilT todos los derechos reservados 2023