Azoospermia: qué es, causas y tratamiento

Existen alteraciones genéticas, fallos hormonales, infecciones y lesiones en el aparato reproductor masculino que pueden derivar trastornos que afecten el desarrollo y la producción de espermatozoides. Uno de estos trastornos es la azoospermia.

¿Qué es la azoospermia?

La azoospermia es la ausencia total de espermatozoides en el semen y constituye una de las principales causas de infertilidad masculina.

Es una enfermedad que suele confundirse con la aspermia y la oligospermia, otras afecciones comunes del aparato reproductor masculino. La aspermia es la falta completa del semen, y la oligospermia es el bajo conteo de espermatozoides.

La azoospermia se clasifica en dos, dependiendo de la causa por la que el semen carece de esperma:

  • Azoospermia secretora: se genera cuando la producción de espermatozoides en los testículos es tan escasa que no se halla en el semen.
  • Azoospermia excretora: también conocida como obstructiva, se produce como consecuencia de una obstrucción en el recorrido de los espermatozoides desde los testículos hasta la uretra donde son expulsados por medio de la eyaculación.

Representación de la azoospermia en el aparato reproductor masculino

Clasificación de la azoospermia

Mientras que la azoospermia se clasifica en dos tipos en función a sus causas, dentro de cada una, pueden encontrarse subcategorías.

Categorías de la azoospermia secretora

Pretesticular: en este tipo de azoospermia secretora, los testículos y el tracto genital son estimulados inadecuadamente por la hormona FSH, que es producida por la hipófisis. Su mal funcionamiento puede derivarse de diversas causas como los malos hábitos alimenticios y la ingesta de medicamentos que pueden afectar la producción de espermatozoides.

Representación de la azoospermia pretesticular

Testicular: en este tipo de azoospermia no obstructiva, los testículos no producen espermatozoides correctamente debido a que están atrofiados o presentan incapacidad para producirlo. Las infecciones, enfermedades o tratamientos radiactivos son motivos posibles del mal funcionamiento.

Representación gráfica de la azoospermia testicular

Categorías de la azoospermia obstructiva o excretora

Postesticular: se caracteriza porque los espermatozoides se desarrollan y expulsan de los testículos pero no son eyaculados de la uretra. La principal causa es la obstrucción de los conductos deferentes o eyaculadores, fibrosis o alguna infección que provoque la inflamación de dichos conductos.

Representación gráfica de la azoospermia postesticular

¿Cuáles son las causas de la azoospermia?

La azoospermia es una enfermedad que puede tener diversos orígenes, dependiendo del tipo que se presente.

Causas de la azoospermia secretora o no obstructiva

La causa más común de la azoospermia secretora son las alteraciones genéticas, en las que el hombre puede tener alguna falla en el cromosoma Y, encargada de producir espermatozoides.

Otra causa puede ser un fallo hormonal. Los testículos producen testosterona, pero si la producción de ésta se ve afectada, pueden existir alteraciones en los testículos y alterar la producción de espermatozoides.

Otra serie de causas pueden ser:

  • Problemas en el desarrollo de los testículos del hombre, como alguna malformación o desarrollo incompleto o ausente.
  • Descenso incompleto de uno o ambos testículos (conocido como criptorquidia).
  • Inflamación de los testículos como orquitis.
  • Lesiones en los testículos causadas por golpes muy fuertes.
  • Tratamientos adyuvantes como la quimioterapia, radioterapia o tratamientos hormonales.
  • Desequilibrios hormonales.
  • Anomalías cromosómicas hereditaria.
  • Eyaculación retrógrada.
  • Ingesta de medicamentos como esteroides y antibióticos que afecten la fertilidad masculina.
  • Contacto directo con químicos que puedan afectar la salud como pesticidas y metales.

Causas de la azoospermia obstructiva o excretora

La azoospermia obstructiva puede ser consecuencia de diversos factores, aunque la más común es la malformación congénita, es decir, los conductos deferentes o los testículos no pudieron desarrollarse totalmente.

Otras causas pueden ser las siguientes:

  • Inflamación en la vía seminal que puede presentarse en los testículos, el epidídimo, los conductos deferentes y eyaculadores, o la próstata.
  • Trastornos genéticos en alguno de los órganos participantes en el recorrido del espermatozoide.
  • Fibrosis en el epidídimo (espermatocele), o en la próstata.
  • Vasectomía previa u otro tipo de cirugías.
  • Malos hábitos como beber alcohol, fumar o el consumo de drogas.
  • Infecciones en el sistema reproductor masculino.

Síntomas de la azoospermia

La azoospermia no es una afección que presente síntomas específicos. Sin embargo, el hombre puede tener signos que indican que existe una anomalía en el aparato reproductor masculino.

  • Incapacidad para lograr un embarazo.
  • Malformaciones en los genitales.
  • Inflamación frecuente del escroto y los testículos.
  • Disminución del tamaño de los testículos.
  • Venas visibles en el escroto.
  • Cambios corporales debido a desequilibrios hormonales como aumento del vello corporal, incremento del tejido mamario o aumento de masa corporal.

¿Cómo se diagnostica la azoospermia?

Primero, el paciente debe realizarse un estudio de niveles de la hormona FSH. Esta hormona es producida por la glándula hipófisis responsable también de la producción de espermatozoides en los testículos.

Si en los resultados se muestra un nivel elevado de la hormona, se confirma la ausencia total o la disminución de las espermatogonias.

Las espermatogonias son las células madre que dan paso al desarrollo de los espermatozoides a través de la espermatogénesis.

Posteriormente, el paciente debe realizarse una biopsia testicular para determinar el tipo de azoospermia y así, encontrar sus posibles causas. Este tipo de intervención quirúrgica ambulatoria consiste en la extirpación de una muestra del tejido testicular.

Si los testículos presentan restos de espermatozoides, puede confirmarse que están produciéndose y puede tratarse de azoospermia excretora. Si los análisis no muestran restos de esperma, se habla de azoospermia secretora.

También se pueden presentar otras pruebas complementarias para recabar más información como un espermiograma que consiste en el análisis de la calidad de los espermatozoides y el semen, o un análisis de sangre para descartar posibles problemas hormonales.

En casos donde la azoospermia obstructiva es consecuencia de malformaciones congénitas, pueden diagnosticarse mediante una exploración física.

¿En qué consiste el tratamiento de la azoospermia?

El tratamiento de la azoospermia depende de su origen. Entre las indicaciones más comunes pueden estar las siguientes:

  • Medicamentos: son la alternativa cuando se ha detectado que la azoospermia es provocada por alguna infección en el sistema reproductor masculino.
  • Hormonas: si la falla se debe a algún desequilibrio hormonal, el médico podrá prescribir el uso de hormonas.
  • Embolización percutánea: si los conductos deferentes, el escroto o la próstata presentan una inflamación, se realiza un bloqueo de las venas, evitando el flujo de sangre.
  • Cirugía: si la causa es la obstrucción por quistes o fibromas, será necesaria su extirpación a través de una cirugía.

Si el paciente presenta azoospermia secretora, no existe un tratamiento que pueda contrarrestarlo y desea lograr un embarazo, se le recomendará la extracción de espermatozoides para poder llevar a cabo una técnica de reproducción asistida.

La azoospermia es una de las enfermedades más comunes del aparato reproductor masculino que no suele diagnosticarse hasta que la pareja busca un embarazo. Es importante acudir con el médico especialista para una revisión periódica y evitar posibles complicaciones.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *


Búscanos en:

Especialidades Médicas

  • Fertilidad
  • Ginecología
  • Obstetricia
  • Genética

FertilT todos los derechos reservados 2017