Qué es la anovulación, cuáles son sus síntomas y tratamiento

La anovulación es un desorden del ciclo ovulatorio en el que se presentan períodos menstruales irregulares o incluso, la ausencia de ellos. Ocurre cuando los ovarios no desprenden sus óvulos como deberían: en la primera fase del ciclo menstrual.

Los ciclos anovulatorios son muy comunes en la edad reproductiva, aunque ocurren con mayor frecuencia durante los primeros años en la adolescencia y en la etapa de la menopausia.

Causas de la anovulación

Un ciclo anovulatorio puede provenir de diversas causas, clasificadas en cuatro tipos de anovulación.

Tipo Hipotálamo-Hipofisiaria

La anovulación de tipo Hipotálamo-Hipofisiaria es aquella causada por algún daño o problema en el hipotálamo. Esta área cerebral regula la hipófisis, que a su vez, controla la actividad de los ovarios. Cuando el hipotálamo no funciona correctamente, la producción endógena de estrógenos es nula y provoca la anovulación.

Entre los problemas hipotalámicos que suelen afectar los ciclos ovulatorios están: hipogonadismo, hipotiroidismo y el síndrome de Kallman. Estás alteraciones producen amenorrea y como consecuencia, la anovulación.

Tipo Pituitaria

Una de las causas más comunes de la anovulación es la falla hormonal. Esto se debe, principalmente, a que la glándula pituitaria no tiene un buen funcionamiento.

La hiperprolactinemia y el síndrome de Sheehan son las dos principales enfermedades que afectan la glándula pituitaria y alteran el ciclo ovulatorio, ocasionando a su vez amenorrea y galactorrea.

Cabe mencionar que la extracción de la hipófisis y las sesiones de radiación también pueden desembocar en alteraciones de la glándula pituitaria y, a su vez, en periodos menstruales irregulares.

Tipo ovárica

La anovulación de tipo ovárica ocurre cuando los ovarios no generan, en cantidades adecuadas, estrógeno, progesterona y andrógenos. Esto genera una falla hormonal que causa la anovulación.

El síndrome de ovarios poliquísticos es una de las afecciones más comunes de anovulación por causa ovárica, altera el nivel hormonal y evita la liberación de óvulos maduros.

Otro padecimiento común, dentro de esta clasificación, es la falla ovárica prematura que ocurre cuando los ovarios no funcionan correctamente y comienzan a presentarse periodos irregulares.

Anovulación por otros problemas endocrinos

Los ciclos ovulatorios irregulares también pueden ser consecuencia de alteraciones en glándulas como la tiroides y las suprarrenales. El mal funcionamiento de estas glándulas impide que el óvulo sea liberado a tiempo y el periodo se vuelva irregular.

Entre los problemas endocrinos más comunes, dentro de esta clasificación, se encuentran el hipotiroidismo y la hiperplasia adrenal congénita.

Otras causas

Aunque la anovulación se debe principalmente a enfermedades que afectan el buen funcionamiento de las glándulas, también puede ser resultado de:

Anormalidades genéticas. Existen alteraciones genéticas que pueden afectar el ciclo ovulatorio. La causa más común es el síndrome de Turner, que ocasiona una baja producción de estrógeno o insuficiencia ovárica.

Asociado a peso y el ejercicio excesivo. Los trastornos de alimentación se relacionan con la pérdida de tejido graso que, según la OMS, es un componente crítico para la mantención de ciclos ovulatorios. Lo mismo sucede cuando se realiza cualquier deporte en exceso, se pierde una cantidad de tejido graso y aumenta el estrés.

Menopausia. La falta de menstruación con regularidad es uno de sus síntomas. Durante este periodo, las mujeres pueden tener un cambio constante en sus niveles hormonales, lo cual afecta la actividad de los ovarios.

Edad. Después de la menarquía, es normal que la adolescente pueda tener ausencia de menstruación. La inmadurez del eje hipotálamo-hipófiso-gonadal, puede provocar anovulación durante un periodo de hasta 24 meses entre la menarquía y los ciclos regulares.

Síntomas de la anovulación

Imagen ilustrativa explicando qué es anovulación

Regularmente, la anovulación está relacionada con la ausencia de flujo menstrual. Se estima que un 20% de las mujeres con esta condición presentan amenorrea y un 40% experimenta un bajo nivel de flujo menstrual irregular.

Además de la ausencia o irregularidad del flujo menstrual, las mujeres con anovulación pueden carecer de señales comunes de un ciclo ovulatorio como la presencia de moco cervical y el cambio de temperatura corporal.

Cuando la anovulación es causada por algún problema hormonal, se hallan otros signos como:

  • El incremento de la masa corporal
  • La aparición de vello facial
  • El engrosamiento de voz.

¿Cómo diagnosticar la anovulación?

Cuando notes la ausencia de tu ciclo menstrual o su irregularidad, debes acudir con tu médico especialista. Él te recomendará una serie de pruebas médicas para determinar su causa.

Entre los análisis más comunes destacan el de progesterona y hormona HCG. La finalidad de estas pruebas es verificar los niveles hormonales. En un ciclo ovulatorio el nivel de progesterona debería aumentar después de la ovulación, si no aumenta, es probable que el aparato reproductor no este ovulando.

El médico también puede realizar una ecografía pélvica para su diagnóstico, con este examen verificará el estado del útero y los ovarios, para descartar o confirmar, la presencia de ovarios poliquísticos o alguna otra alteración.

¿La anovulación afecta la infertilidad?

Sí. La anovulación afecta el proceso de reproducción, evita que el óvulo descienda hasta el útero para encontrarse con el espermatozoide y lograr la fertilización.

Es posible lograr un embarazo cuando se presenta anovulación, pero la tasa de éxito es muy baja, ya que los ciclos ovulatorios no son constantes. Además, los óvulos no son de calidad y, aunque pueden liberarse, no tendrán la calidad necesaria para su desarrollo y fertilización.

Tratamiento de la anovulación para lograr un embarazo

Si estás buscando lograr un embarazo y padeces anovulación, existen diferentes métodos de reproducción asistida que pueden ayudarte.

En los tratamientos de reproducción asistida, en casos de periodos menstruales irregulares, el primer paso es la inducción de la ovulación. A través de esta técnica se estimula la producción de progesterona y folículos ováricos de calidad, la maduración de los óvulos y el aumento de la cantidad de estrógenos para liberarlos.

Posteriormente se debe realizar el método idóneo para la pareja como puede ser: la fertilización in vitro o la inseminación artificial.

Ya sea que se haya optado por un tratamiento para lograr el embarazo o no, la paciente debe cambiar su estilo de vida, mantener una buena alimentación y evitar altos niveles de estrés.

Si padeces de anovulación y quieres regular tu ciclo menstrual porque buscas un embarazo, agenda tu cita con nosotros, tenemos el tratamiento ideal para ti.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *


Búscanos en:

Especialidades Médicas

  • Fertilidad
  • Ginecología
  • Obstetricia
  • Genética

FertilT todos los derechos reservados 2017