¿Puedes quedar embarazada con adenomiosis?

Portada del artículo Puedes quedar embarazada con adenomiosis

Sí, puedes quedar embarazada con adenomiosis. Aunque de manera general, las mujeres con este trastorno tienen problemas para tener hijos o no pueden conseguirlo sin ayuda profesional.

La fecundación in vitro, es uno de los tratamientos de fertilidad asistida que tiene mejores resultados para lograr un embarazo en las mujeres con este padecimiento.

¿La adenomiosis afecta la fertilidad?

Sí, la adenomiosis produce infertilidad femenina, la cual se puede manifestar de las siguientes maneras:

  • Incapacidad para lograr el embarazo de forma natural
  • Dificultades en el recorrido que realizan los espermatozoides para llegar al óvulo
  • Abortos espontáneos
  • Parto prematuro (antes de las 37 semanas de gestación)
  • Crecimiento retardado de los bebés (son más pequeños de lo que se espera para el tiempo de embarazo).

Actualmente, se continúan haciendo investigaciones para conocer con mayor profundidad el grado de afectación que produce este trastorno en la fertilidad de la mujer.

¿De qué manera la adenomiosis afecta la fertilidad?

Infografía que explica cómo la adenomiosis afecta la fertilidad

La adenomiosis tiene varios mecanismos mediante los cuales afecta negativamente la fertilidad de las mujeres. Entre los principales están:

  • Cambios en el tamaño y estructura del útero
  • Presencia de contracciones musculares en el útero
  • Endometrio menos preparado para la recepción del embrión
  • Inflamación en el tejido adenomiótico

Para entender mejor cómo estos mecanismos influyen directamente en la fertilidad, los explicaremos por separado.

Cambios en el tamaño y estructura del útero

La adenomiosis hace que el útero sufra cambios en su estructura y aumente su tamaño más de lo normal.

Estas deformaciones en el órgano provocan que el espermatozoide tenga dificultades de movilidad y no encuentre con facilidad el óvulo para fecundarlo.

De igual manera, dichas alteraciones traen como consecuencia que el óvulo ya fecundado (cigoto) tenga mayores dificultades para llegar al útero e implantarse.

Contracciones musculares en el útero

Además de los cambios en la estructura del útero, también se producen contracciones musculares en el miometrio, que es la capa muscular del órgano.

Estas condiciones anormales influyen negativamente en el desplazamiento y la supervivencia de los espermatozoides.

Dichas contracciones también traen como resultado que aumente la presión en el interior de la cavidad uterina. Por lo tanto, se reducen las posibilidades de que un espermatozoide encuentre el óvulo y lo fecunde.

Endometrio menos preparado para recibir el embrión

En la adenomiosis, el endometrio disminuye su capacidad para recibir el embrión y lograr su correcta implantación. Se cree que esto sucede por alteraciones en los genes y moléculas que forman las células del endometrio.

Como consecuencia de esos cambios, las condiciones para que el embrión se fije en el útero y pueda desarrollarse no son óptimas, la implantación falla y por lo tanto, no se logra el embarazo.

Normalmente, el endometrio es el tejido que recibe al cigoto y lo ayuda a fijarse en el útero de la mujer. No obstante, en la adenomiosis no cumple con su función adecuadamente.

Inflamación en el tejido adenomiótico

Estudios recientes plantean que el embrión no se implanta porque el tejido adenomiótico, que es el endometrio que invade el músculo uterino, está inflamado.

Esto se debe a que las células endometriales inflamadas desencadenan la producción de sustancias químicas que perjudican la fijación del óvulo fecundado a la cavidad del útero.

¿Cómo se puede lograr un embarazo si se tiene adenomiosis?

En las mujeres con adenomiosis se puede lograr el embarazo mediante el tratamiento con medicamentos, cirugía o una combinación de ambos. Y para los casos que no consigan la gestación con dichas opciones, la fecundación in vitro (FIV) es la técnica de reproducción asistida más apropiada.

De manera general, las mujeres infértiles que tienen diagnóstico de adenomiosis pueden lograr el embarazo después de recibir tratamiento. En estos casos se suele recurrir a:

  • Medicamentos: se usan fármacos con una función similar a la hormona liberadora de gonadotropina (GnRH)
  • Cirugía conservadora: consiste en la eliminación del tejido adenomiótico y se reconstruyen las paredes del útero para favorecer la implantación
  • Tratamiento combinado: es cuando se emplean medicamentos y cirugía conservadora para tratar la adenomiosis.

Con la FIV se pueden disminuir los inconvenientes que surgen por la adenomiosis ya que la fecundación ocurre en un laboratorio, fuera del cuerpo femenino, y es más fácil conseguir el embarazo.

Gracias a esta técnica de reproducción asistida se garantiza la fecundación del óvulo y se disminuyen los riesgos de implantación del embrión, ya que es un procedimiento muy cuidadoso realizado por especialistas.

Antes de iniciar el proceso de fecundación in vitro, el especialista indica una serie de exámenes para conocer tu estado general de salud y el de tus órganos reproductores.

Después se inicia la preparación del útero con anticonceptivos o medicamentos que tienen una función similar a la hormona liberadora de gonadotropina (GnRH). Esta etapa es vital para que el cuerpo femenino responda mejor a este método de reproducción asistida.

Posteriormente, empieza la fase de estimulación ovárica (para generar más óvulos) que culmina con la obtención de los ovocitos que se utilizarán en el procedimiento. Los óvulos se fecundan con los espermatozoides en el laboratorio para obtener un huevo o cigoto que comienza a crecer y se convierte en un embrión.

Luego de cultivar el embrión por 2 a 5 días, ya se puede transferir al útero de la mujer para que se fije al tejido endometrial de la cavidad uterina y ocurra la implantación. Una vez que esto ocurre comienza una etapa muy importante en la que se debe vigilar el proceso de implantación.

En las mujeres con adenomiosis, la implantación del embrión puede ser más complicada. Por eso, se recomienda seguir las indicaciones del especialista a detalle para que todo evolucione satisfactoriamente.

De manera general, la adenomiosis puede dificultar el éxito de la fecundación in vitro, pero esto depende de cada persona en particular. Con la atención médica adecuada, las mujeres con este padecimiento pueden tener su bebé sin muchas dificultades.

El éxito de un tratamiento de fecundación in vitro varía de acuerdo con las características de cada mujer y de la severidad de la adenomiosis que presenta.

¿Pueden aparecer complicaciones en una mujer embarazada con adenomiosis?

Sí, pueden aparecer complicaciones durante la gestación de una mujer con adenomiosis. Entre las dificultades que surgen con mayor frecuencia están:

  • Placenta previa (localización anormal de la placenta en el útero)
  • Riesgo de parto prematuro
  • Ruptura prematura de las membranas que forman la placenta
  • Aumento de la presión sanguínea
  • Sangramiento después del parto

No obstante, el seguimiento oportuno en consultas y las revisiones periódicas por los especialistas en fertilidad, pueden minimizar o evitar dichas complicaciones.

 

Es posible tener un bebé incluso si presentas adenomiosis

La adenomiosis es una causa de infertilidad que se presenta en el 24,4% de las mujeres que acuden a consulta porque no pueden tener hijos. No obstante, con el tratamiento correcto, muchas de ellas logran la anhelada maternidad.

Si tienes diagnóstico de adenomiosis y quieres lograr el embarazo, en FertilT podemos ayudarte. Agenda una cita con nuestros especialistas. Existen tratamientos específicos que pueden hacer realidad tu sueño de tener un bebé.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 2.00 de 5)
Cargando…


Búscanos en:

Especialidades Médicas

  • Fertilidad
  • Ginecología
  • Obstetricia
  • Genética

FertilT todos los derechos reservados 2023